Lo que recuerdo de ti.

Humedecí mis labios con vino, tenía el sabor frutal en la lengua y un fuego bajando por mi garganta hasta la parte baja de mi vientre. Mientras acariciaba la copa y mis recuerdos, iba reviviendo aquellos momentos en los que tu sonrisa salía sin permiso, tus dientes se exhibían al mundo escapando de tus labios,…

Perder para encontrar.

Me he perdido como resultado de ir en tu búsqueda. No me da pena admitir que me entregué al afanoso arte de amar hasta que no hubiera más. El fuego se encendió y no pensaba irme hasta que mis huesos se hubieran calcinado, tengo que reconocer que no esperaba consumirme por completo… y por eso…

Tu amar y el mar.

Te miro danzar, de aquí para allá, de allá para acá, trayendo la brisa de mis suspiros con tu caminar. Te observo sonreír, contrayendo los labios, embelesando mi mente. Miro tu espalda cuadrada cuando te vas, me recuerda a la fuerza del mar, llevándose mis miedos al navegar. Tu cabello parece oleaje en una noche…

Y me preguntas si te amé.

Puedo apostar que no te lo crees. Lo noto en el hueco que dejaste entre tus labios, lo escucho en tu respiración apenas irregular, queda claro en tus ojos fijos y sin parpadear. Habías pensado que esto nunca te iba a pasar, veías muy remota esta irregularidad en el plan. Pero, ¿qué pensabas exactamente que…

La tormenta.

Voy remando, lo hago con todas mis fuerzas, lo más rápido que mi poca condición física me permite. De vez en cuando volteo a ver si he logrado sacar ventaja de ese terrible perseguidor. Siento que está cerca. No tengo que voltear una vez más para saberlo… lo siento en los vellos de la nuca,…

La casa.

Es como si un peso tres veces mayor a mi cuerpo estuviera aplastando mi pecho. Esa necesidad de respirar hondo para sosegarme, pero caso contrario el aire que entra por mi garganta hace que mis pulmones arda. “Prefiero quemarme en el fuego que arder con el deseo”, voy repitiendo este mantra mientras regreso a casa….

La pasión según Cortázar .

Considerada novela pionera del surrealismo argentino, Julio Cortázar se envolvió de los aires de Paris para escribir una de sus obras más representativas. Horacio es un intelectual enamorado de la vida y de las caderas de La Maga, aunque en mi particular contexto no me parece el romance idílico que Jane Austen me permitiría. Las…

Mientras dormías.

Te puedo escuchar respirar, siento el palpitar de tu corazón bajo mi mano mientras mi cabeza descansa en tu brazo. ¡Qué extraño! Este sitio se me hacia el lugar más seguro de este mundo, y ahora me resulta un incomodo puerto en el mar de la vida. Siento fluir mis sueños e ilusiones por mis…

El atardecer y el excursionista.

Estaba un día sentada bajo el sol del verano en mi jardín. Bebía limonada y mi sombrero me resguardaba del sol, el aspersor bañaba mis gardenias y salpicaba mi ligero blusón. El bochorno se apoderaba de mi conciencia y por momentos me llevaba a la inconsciencia. Cabeceaba y soñaba con acordes y tarareaba para mí…